Facebook circle white small

Parásitos, un serio problema: protocolo de desparasitación de Andreas K.

Muchas enfermedades tienen origen en la presencia de parásitos en nuestro cuerpo, como por ejemplo, es el caso del autismo. Una persona que no se haya desparasitado hace más de un año puede tener gran cantidad en su cuerpo y de gran tamaño, puesto que los parásitos los adquirimos fácilmente en la cotidianidad de nuestras vidas, como por ejemplo,  a través de las verduras, del contacto con el dinero, de la interacción con animales y mascotas, entre otros casos.

p1 p2 p3 p4 p5 P6 recomendaciones parasitos

Cuando tomamos MMS – CDS detectamos su presencia sí a bajas dosis del dióxido de cloro sentimos mareos, náuseas, diarreas, por lo cual sugerimos seguir primero un protocolo de desparasitación antes de seguir con su tratamiento con el dióxido de cloro, puesto que al no poder eliminar los parásitos de gran tamaño estos empezaran a emitir sustancias tóxicas, que pueden retardar el tratamiento e incidir negativamente en procesos infecciosos.

ESTAMOS RODEADOS DE PARÁSITOS Resistentes, Mutantes y que son causantes de Muchas Enfermedades

Las infecciones por parásitos son muy comunes, más de lo que pensamos y pueden o no producirnos complicaciones serias de salud. Podemos sufrirlas de varios tipos, dependiendo del tamaño del parásito o de si se encuentran dentro o fuera del cuerpo. Existen microparásitos como la malaria que sólo son visibles al microscopio; o de gran tamaño, macroparásitos: como son los gusanos intestinales redondos o planos (áscaris, tenias, etc.) que pueden alcanzar un gran tamaño. Los parásitos no sólo se encuentran en el intestino, como se piensa generalmente, sino en cualquier parte del cuerpo: en los pulmones, en el hígado, en los músculos, en el estómago, en el cerebro, en la sangre, en la piel y hasta en los ojos.

 

Los parásitos han desarrollado múltiples mecanismos de evasión y resistencia, lo que les han permitido burlar y hacer abortar la respuesta inmune que el huésped elabora dando lugar a infecciones crónicas y persistentes. La persistencia de los parásitos en los huéspedes humanos  ocasiona reacciones inmunitarias crónicas que pueden lesionar los tejidos, así como producir alteraciones en la regulación inmune.

 

El 90% de la población mundial  está infectada por uno o más parásitos en su cuerpo, pudiendo convivir en un mismo hospedador hasta cinco tipos diferentes. El peligro empieza a existir cuando se rompe el equilibrio con el hospedador y se dispara el número de parásitos empezando éste a dar señales de enfermedad serias y llevándole incluso, en algunos casos, hasta la muerte. Las parasitosis producidas por vermes no siempre causan enfermedades en el hombre, se ha podido comprobar que hay gran número de portadores totalmente sanos.

 

Los parásitos son asesinos silenciosos que van cobrándose víctimas ingenuas en un mundo en el que ni siquiera se imagina que éstos existan. Los médicos en Europa occidental y en los EEUU no contemplan la posibilidad de que podamos estar infectados, pero dados fenómenos como el de la inmigración de personas entre continentes, el problema es mucho más común de lo que cualquiera pueda imaginar y muchas veces los parásitos son los que ocasionan muchas de las enfermedades poco comunes, raras u otras como la fatiga crónica, la fibromialgia o la artritis, que últimamente tanto daño están ocasionando en nuestras comunidades.

 

Las vermiasis más frecuentes son las intestinales; las personas que las sufren pierden gran cantidad de elementos nutritivos, que son absorbidos por el parásito, a la vez que las erosiones que éste origina en el tubo digestivo pueden ser la puerta de entrada de diversas infecciones.

POR FAVOR LEA ESTOS ARTICULOS RELACIONADOS AL TEMA DE LA PARASITÓSIS Y SU ERRADICACIÓN:

infeccionesimage queesdmso Documents c6 agua-potable2 banner-trm