Facebook circle white small

Es un insecticida natural, contiene minúsculas partículas huecas con carga eléctrica negativa, que al contacto, perforan los cuerpos de los insectos de sangre fría, los mismos poseen un revestimiento ceroso en su parte exterior (quitina), las diatomeas eliminan el efecto de este recubrimiento ceroso, secando sus líquidos corporales y logrando deshidratarlos por completo.

 

A esta forma de accionar se la denomina físico-mecánica, diferenciándose de los insecticidas químicos que lo hacen por contacto o ingestión, por su forma de actuar no crea resistencia en los insectos a diferencia de los insecticidas comunes.

 

Está comprobado que los venenos creados por las industrias químicas con un alto poder residual, son una alta fuente de contaminación, para el medio ambiente, la sanidad animal, vegetal y el ser humano. Más allá del daño que ocasionan no logran su cometido ya que los insectos van alterando su composición genética y se vuelven muy rápidamente inmunes a todos estos venenos.

 

Es un insecticida natural ya que está compuesta por microscópicas partículas huecas que contienen carga eléctrica negativa, las mismas actúan mediante una acción físico-mecánica (a diferencia de los venenos convencionales que actúan en forma química) sobre el exoesqueleto del insecto, en principio lo daña produciendo la abrasión de la cutícula, eliminando ésta cubierta externa de quitina y cera de los insectos (invertebrados, ácaros y arácnidos), en definitiva se adhiere a dicha pared, absorbe sus líquidos corporales secándolos por completo (deshidratándolos) y por su forma de actuar, no permite que los insectos generen ningún tipo de resistencia o acostumbramiento y además es totalmente no tóxico, biodegradable y ecológico.

 

Los seres humanos vamos acumulando en el organismo, toxinas provenientes de estos venenos químicos, a través de la ingestión de verduras, frutas fumigadas y de animales que han sido alimentados con granos o pasturas también fumigados.

 

** Tanto las plantas como los animales y el ser humano no tienen ésta cubierta externa cerosa que si tienen los insectos, por lo que las Diatomeas no les producen absolutamente ningún daño.

Tierra de Diatomeas, el Fertilizante e Insecticida Ecológico del futuro

Las Diatomeas están compuestas por una pared celular transparente de sílice y una capa interna de pectina, con una composición unicelular, formas y tamaños diversos. Tienen como principal propiedad su alto contenido en materia orgánica.

 

Al retroceder las aguas de las zonas en donde se encontraban estos yacimientos, los esqueletos microscópicos de las diatomeas (algas unicelulares de entre 20 y 80 micrones de tamaño y cuyo caparazón está formado por sílice amorfa) fueron formando un sedimento compuesto de Sílice y Carbonato Cálcico.

Las Diatomeas propiamente dichas son algas fosilizadas, microscópicas. Este mineral se fue formando a través de depósitos lacustres (estos son sedimentos transportados por ríos o mares, que terminan depositados en el fondo de los lagos y se forman por efecto de la erosión (desmoronamiento, sismos, avalanchas, etc.) producida por el agua y el viento entre otros.

boletin2 agua-potable2 spray Diatomeas-foto

La Tierra de Diatomeas su poderosa y residual acción insecticida:

Naturalmente tiene la cualidad de ser un muy activo fertilizante. Las diatomeas aportan a la planta 38 oligoelementos o trazas minerales que son vitales para la interacción metabólica de sus tejidos y que la desmineralización de las tierras de cultivo ha dejado de aportar a los vegetales por carecer de ellos, perdidos por años de cultivo, mal manejo de la tierra y el uso indiscriminado de productos químicos.

 

Algunos de los componentes minerales son: Sílice, Calcio, Potasio, Hierro, Cobre, Fósforo, Magnesio, Manganeso y Zinc entre otros.

 

Posee un alto contenido de Sílice, este mineral beneficia a los cultivos otorgándoles resistencia y protección ante distintos factores ambientales. La tierra de diatomeas mezclada con fertilizantes orgánicos, aporta los micronutrientes que la planta requiere para su desarrollo.

 

Además por su formación y por ser un producto natural, ayuda a conservar la salud y el mejoramiento del suelo.

 

> Otros Beneficios: 

 

  • Neutraliza los elementos tóxicos y el exceso de acides de la tierra.

  • Mejora las condiciones físicas del suelo.

  • Recupera los suelos que hayan sido trabajados de forma inadecuada.

  • Optimiza la fertilidad del suelo al mejorar la retención de agua.

  • Mantiene nutrientes en forma disponible para las plantas.

  • Brinda a las plantas capacidad de almacenamiento y distrib. de carbohidratos.

  • Es segura en agricultura orgánica y recomendable para cultivos comerciales.

La Tierra de Diatomeas como fertilizante: