Facebook circle white small

Como detectar y tratar una infección parasitaria con CDS - MMS

Las infecciones por parásitos son muy comunes, más de lo que pensamos y pueden o no producirnos complicaciones serias de salud. Podemos sufrirlas de varios tipos, dependiendo del tamaño del parásito o de si se encuentran dentro o fuera del cuerpo.

parasitoss

Existen microparásitos  como la malaria que sólo son visibles al microscópio o de gran tamaño, macroparásitos, como son los gusanos intestinales redondos o planos (ascaris, tenias, etc) que pueden alcanzar un gran tamaño. Los parásitos no sólo se encuentran en el intestino, como se piensa generalmente, sino en cualquier parte del cuerpo: en los pulmones, en el hígado, en los músculos, en el estómago, en el cerebro, en la sangre, en la piel y hasta en los ojos.

 

Los grandes movimientos migratorios de población y la rapidez de los medios de transporte, así como el alto intercambio comercial, disminuyen las distancias y

convierten las enfermedades comunes aisladas en padecimientos universales y viceversa; parasitosis anteriormente circunscritas a zonas muy concretas, aparecen en otras muy alejadas de sus focos iniciales. Esta situación se ve favorecida por las condiciones socioeconómicas en que se encuentran grandes masas de población del planeta.

 

A esta situación se suma que los parásitos han desarrollado múltiples mecanismos de evasión y resistencia a la inmunidad específica, lo que les han permitido burlar y hacer abortar la respuesta inmune que el huésped elabora dando lugar a infecciones crónicas y persistentes. La persistencia de los parásitos en los huéspedes humanos  ocasiona reacciones inmunitarias crónicas que pueden lesionar los tejidos, así como producir alteraciones en la regulación inmune.

 

El 90% de la población mundial  está infectada por uno o más parásitos en su cuerpo, puediendo convivir en un mismo hospedador hasta cinco tipos diferentes. El peligro empieza a existir cuando se rompe el equilibrio con el hospedador y se dispara el número de parásitos empezando éste a dar señales de enfermedad serias y llevándole incluso, en algunos casos, hasta la muerte. Las parasitosis producidas por vermes no siempre causan enfermedades en el hombre, se ha podido comprobar que hay gran número de portadores totalmente sanos.

 

Los parásitos son asesinos silenciosos que van cobrandose víctimas ingenuas en un mundo en el que ni siquiera se imagina que éstos existan. Los médicos en Europa occidental y en los EEUU no contemplan la posibilidad de que podamos estar infectados, pero dados fenómenos como el de la inmigracion de personas entre continentes, el problema es mucho más común de lo que cualquiera pueda imaginar y muchas veces los parásitos son los que ocasionan muchas de las enfermedades poco comunes, raras u otras como la fatiga crónica, la fibromialgia o la artritis, que últimamente tanto daño están ocasionando en nuestras comunidades.

 

Las vermiasis más frecuentes son las intestinales; las personas que las sufren pierden gran cantidad de elementos nutritivos, que son absorbidos por el parásito, a la vez que las erosiones que éste origina en el tubo digestivo pueden ser la puerta de entrada de diversas infecciones.

 

Las infecciones por lombrices intestinales son muy comunes y no sólo afectan a personas con hábitos sucios e higiene deficiente. Los gusanos son parásitos que se contagian al ingerir los huevos producidos por ellos mismos, estos huevos eclosionan en el tracto intestinal.

 

Una infección parasitaria puede adquirirse a través de una de estas vías:

 

-  A partir de otra persona, por contacto más o menos directo (por heces o sexual).

- Por auto infección, por ejemplo, en el mecanismo ano-mano-boca, ya que el  rascado de la zona anal puede arrastrar los huevos.

-  Por transmisión maternofetal o congénita.

-  A partir de objetos comunes contaminados.

-  A partir del suelo contaminado por excrementos humanos o de animal.

-  Por tomar carnes crudas contaminadas o poco cocinadas.

-  Tomar pescados crudos.

 

 

Las comidas tradicionales de algunos paises lo incluyen en sus recetas. Podemos evitar el consumo de las larvas de los gusanos que están en los pesados crudos congelándolos durante doce horas.

 

A partir de agua contaminada o apartir de verduras o frutas contaminadas:

 

Muchas veces podemos ingerir verduras o frutas mal lavadas. Existe un concepto equivocado cuando pensamos que las verduras procedendes de la agricultura ecológica están libres de cualquier problema por no tener pesticidas, ni químicos.  El peligro precisamente está en que los huevos o larvas de los gusanos llegan a la tierra a través de la materia fecal animal descompuesta que  forma del compost natural y del abono para el  campo.

 

Existen huevos, como los del ascaris, que pueden permaner en el suelo sobreviviendo temperaturas extremas durante cinco años. Es muy importante siempre la limpieza exaustiva de las frutas y  verduras crudas y no comerlas nunca directamente del suelo, por muy sano que nos pueda parecer.

A partir de animales parasitados:

 

Es muy fácil el contagio por el contacto con animales de compañía. Los veterinarios nos insisten en la desparasitación trimestral de nuestros animales, pero hay medidas que debemos tener en cuenta para evitar nuestra contaminación.

 

Desparasitar a la mascota como máximo cada tres meses ,durante toda su vida, siguiendo las indicaciones del veterinario,  durante el primer mes debe ser todas las semanas.

 

Evitar que los animales de compañía coman vísceras crudas. Si los animales comen carne cruda o huesos crudos la mejor opción es congelar previamente su comida durante doce horas.

 

Después de desparasitar al animal  se deben destruir sus heces durante los 8 días siguientes al tratamiento. Se pueden quemar y enterrar. Si el tratamiento está siendo efectivo, eliminará las tenias que tiene en el intestino, expulsándolas  con las heces o por el vómito.

 

Evitar ser lamidos en la boca por el animal ya que estos están en contacto directo con las heces del suelo y con su propio ano.

 

Al acariciar a un animal, se deben lavar siempre las manos con agua y jabón, antes de ingerir o manipular alimentos, ya que los huevos de los parásitos permanecen en el pelo del animal.

 

No caminar descalzo o con calzado abierto en suelos de tierra o arenales húmedos.

 

> Más información: Click Aquí

 

Escrito por : Andreas Kacker

CANCERBSANNER agua-der-mar baner-01 imporatnete spray